Enviar Respuesta 
 
Calificación:
  • 0 Votos - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Autoestima: mi reencuentro
Autor Mensaje
crow Sin Conexión
Administrator
*******

Mensajes: 1,112
Registro en: Oct 2007
Mensaje: #3
Re: Autoestima: mi reencuentro
AFIRMACIONES:

-Si me acepto como soy, acepto a otros.

-Todos hacemos lo mejor que podemos.

-La gente es buena.

-Puedo dar y recibir amor.

-Prefiero ver lo positivo.

-Veo lo bueno en mí y en otros.

-Tengo confianza en la humanidad.

-Hay en cada ser humano un ser digno de amor.

-Puedo entender, puedo perdonar.

-Hoy dejo ir el rencor y la culpa.

-Yo moldeo mis relaciones.

-Me gusta dar y recibir.

-Creo en la gente, creo en mí.

-Estamos progresando juntos.

-Dejo ir la envidia.

-Yo trabajo por lo que quiero.

-Me gusta la gente.

-La gente reconoce mi bondad.

-Soy cálido y amable.

-Prefiero ser compasivo.

-Siento compasión por los demás.

-Me gusta ayudar.

-Puedo pedir ayuda cuando lo necesito.

-Mis relaciones mejoran cada día.

-Lleno mi vida de amor.

-Antes de juzgar me pongo en el lugar de los demás.

-Prefiero ver lo bueno y lo positivo.

-Siento amor por mí y por los que me rodean.

-Dejo de exigir y de exigirme.

-La gente es hermosa.

-Prefiero ser comprensivo.

-Soy cariñoso.

-Elijo ser solidario.

-Los demás cooperan conmigo.

-Mis faltas han sido perdonadas.

-Dejo ir la culpa.

-Nada tengo que demostrarle a nadie.

-Puedo ser feliz.

-Me gusta compartir.

LA CAPACIDAD DE TOMAR DECISIONES

Estudios realizados entre ejecutivos sugieren que una de las principales causas del fracaso es la incapacidad para tomar decisiones. Esa incapacidad se debe a una autoestima con problemas, a la desconfianza en la propia mente y juicio.

En muchas situaciones, debe obtenerse y analizarse mucha información a fin de que los gerentes tomen decisiones acertadas, y lo que aportan los demás es un factor que contribuye a ello. Se ha escrito mucho acerca del valor de tomar decisiones "equilibradas", pero eso debe significar algo más que reunir adhesiones. La búsqueda de consenso puede en realidad desviarnos de elecciones innovadoras.

PAUTAS PARA TOMAR DECISIONES

A mi juicio, el tomar decisiones se refiere a observar el contexto más amplio posible en el momento de hacerlo. Se trata de preguntarse:


¿Cuáles son todos los factores que, presumiblemente, pueden atañer a mi decisión?

¿Cuáles son todas las consecuencias predecibles de mi decisión?

¿Quién puede verse afectado y cómo?
En otras palabras, una persona muy consciente busca la mayor cantidad de aportaciones relevantes que pueda encontrar para orientar el proceso de tomar decisiones. No se trata de mi decisión versus la de otra persona. Es una cuestión de respeto por los hechos, de respeto a la verdad. Uno de los distintivos de la autoestima positiva s una fuerte orientación hacia la realidad y luego la confianza en que su mente tomará la decisión correcta.

En algunos contextos la autoestima positiva incluye o, aun exige, las aportaciones de otras personas, aunque esto no implica necesariamente realizar encuestas de opinión. Alguien puede estar muy adelantado al resto de personas involucradas y ver cosas que otros no pueden ver. Los hermanos Wrigth, por ejemplo, no se molestaron en realizar una encuesta.

El modelo del consenso en la toma de decisiones tiene su lugar, pero depende en alguna medida de la capacidad de los innovadores o visionarios para lograr que se comprendan sus ideas. Algunos no pueden explicar su visión de forma suficientemente clara como para obtener el respaldo para la que podría ser la mejor decisión. Algunas ideas muy importantes se pierden debido a esta incapacidad.

Un nivel alto de autoestima es de inestimable valor para que un innovador logre llevar adelante el nuevo producto o técnica o método de gerencia.

La responsabilidad de nosotros mismos es claramente indispensable para la autoestima positiva. Si eludimos ese compromiso nos transformamos en víctimas de nuestras propias vidas. Nos deja impotentes. Fortalece a unos mismo el declarar (¡y proponérselo!):

"Soy responsable del cumplimiento de mis deseos y metas."

"Soy responsable de mis elecciones y acciones."

"Soy responsable de cómo me relaciono con las personas."

"Soy responsable del nivel de conciencia y atención con que afronto mi trabajo."

"Soy responsable de las decisiones según las cuales vivo."

"Soy responsable de mi felicidad personal."

AFIRMACI0NES: (Cambiar la programación en tu mente, sigue el ejemplo)

-Eres una buena persona. Sí, soy una buena persona.

-Eres amable.

-Eres confiable.

-Eres simpático.

-Eres alegre y positivo.

-Estás lleno de energía.

-Eres muy especial.

-Estás lleno de amor.

-Eres lo máximo.

-Eres muy agradable.

-Eres seguro de ti mismo.

-Eres admirable.

-Eres emprendedor.

-Estás lleno de bondad.

-Eres exitoso.

-Eres creativo.

-Estás saliendo adelante.

-Te gusta sobresalir.

-Eres valiente.

-Eres fuerte.

-Eres considerado con los demás.

ACERCARSE A LOS DEMAS CON ESPÍRITU BENEVOLENTE

Las personas que están felices de ser como son, que confían en sí mismas y que están en paz con ellas mismas, son libres emocional y psicológicamente para acercarse a los demás con espíritu benevolente. Quienes tienen una autoestima positiva tienden a generar cooperación, entusiasmo compartido y consenso más fácilmente que aquellos que dudan más de sí mismos, son inseguros y piensan en términos de un modelo de relaciones humanas del tipo yo versus tú, ganador/perdedor.

Ya sea que se piense en las personas en el contexto de una organización grande o de sus propias vidas, las que confían en sí mismas suelen tratar a los demás con mucho más respeto y benevolencia que aquellas que no lo hacen, con resultados predecibles en cuanto a su capacidad de lograr consenso.

Cuando nuestras interacciones humanas tienen dignidad, las gozamos más; y cuando nosotros manifestamos dignidad, nos gustamos más a nosotros mismos.

Cuando nos comportamos de maneras que sostienen la autoestima de los otros, sostenemos la nuestra. ¿Qué le da una persona a otra? Da de si misma, de lo más precioso que tiene, de su propia vida. Ello no significa necesariamente que sacrifica su vida por la otra, sino que da lo que está vivo en él –da de su alegría, de su interés, de su comprensión, de su conocimiento, de su humor, de su tristeza-, de todas las expresiones y manifestaciones de lo que está vivo en él. Al dar así su vida, enriquece a la otra persona, realza el sentimiento de vida de la otra al exaltar el suyo propio. No da con el fin de recibir; dar es de por si una dicha exquisita. Algo nace en el acto de dar; y las dos personas involucradas se sienten agradecidas a la vida que nace para ambas.

Si deseamos nutrir la autoestima de otra persona, hemos de relacionarnos con ella desde nuestra visión de lo que merece y lo que vale, proporcionándole una experiencia de aceptación y respeto.

Si tenemos el coraje de permitir que los demás vean nuestro entusiasmo o nuestra pasión, implícitamente les estamos comunicando que la pasión es un valor y que ellos no deberían reprimir la suya. Si les dejamos que vean con qué pasión perseguimos nuestras metas, transmitimos implícitamente nuestra aprobación de su aptitud para afanarse apasionadamente por alcanzar una meta. Si honramos con orgullo nuestros valores e intereses, señalamos a los demás que tienen derecho a honrar los suyos. Si tenemos integridad de ser quienes somos, podemos inspirar esa integridad en los demás. Y así, al honrar al símismo, ayudamos a construir una comunidad de personas con una saludable autoestima. El individuo no es el adversario de la comunidad, sino su pilar más vital.

LA CONVICCIÓN DE QUE SOMOS DIGNOS DE ÉXITO

"Cada experiencia es un éxito"

Esto se relaciona también con el componente de dignidad de la autoestima, esa convicción de que somos dignos y merecemos éxito, felicidad, confianza, respeto y amor.

Toda la vida consiste en perseguir valores. Para ello tengo que valorar al último beneficiario, es decir a mí mismo. Si en mi interior no me siento digno de éxito o felicidad, lo más probable es que no los alcance y si lo hago seguramente no los disfrute. Solemos ver a personas que trabajando se sienten capaces pero no dignas. En consecuencia, trabajan y trabajan y nunca se sienten con derecho a descansar y disfrutar de lo que han hecho.

Los que dudan de su eficacia y dignidad tienden a experimentar temor hacia otras personas y, en consecuencia, pueden llegar a caer en relaciones de enemistad con ellas. Perciben a los demás como una amenaza.

Si por el contrario, confiamos en nuestra eficacia y dignidad, tendremos menos posibilidades de caer en una mentalidad del tipo "yo versus tú". Es más probable que formemos relaciones cooperativas y que seamos hábiles para crear consenso.

El arte de ser es el arte de conocernos, de aceptarnos, de vivir en armonía con nosotros mismos y de desarrollar, en la práctica, las más altas posibilidades de nuestra naturaleza. Incluye tres conceptos básicos: la conciencia de sí mismo, la auto aceptación y la afirmación personal.

La conciencia de sí mismo, se refiere al conocimiento de las continuas necesidades, deseos, emociones, valores, aspiraciones, capacidades, estados mentales y comportamientos que experimentamos.

Con el auto aceptación sobreviene el deseo de experimentar, en vez de ignorar, cualquiera que sea la realidad de nuestra existencia en un momento dado. La auto aceptación es mi negativa a establecer una relación de oposición conmigo mismo.

La afirmación personal afianza nuestra relación con la realidad, ya que expresamos nuestra vida interior a través de palabras y acciones. La afirmación personal implica respetar las propias necesidades, el propio juicio, de la misma manera en que respetamos nuestros valores y reconocemos que para vivir plenamente es necesario traducir el símismo en acción.

Creo que tenemos derecho de ir de éxito en éxito a lo largo de nuestra vida. Si no lo estamos logrando, no estamos sintonizados con nuestras habilidades innatas, o no creemos que esto sea cierto para nosotros o no reconocemos nuestros éxitos.

DESAFIAR, ESTIMULAR Y EXIGIR

La autoestima trae consigo la sensación de control sobre nuestra propia existencia. Tenemos una brújula interior que nos guía y marca nuestra dirección, de manera que sentimos el centro del control de nuestro interior, en lugar de creer que se encuentra en cualquier lugar del mundo exterior. Por el contrario, una persona con una autoestima baja se siente fundamentalmente bajo el control de los acontecimientos externos, es decir, las decisiones y las acciones de los demás. Esta diferencia en la manera de vivir es un reflejo del grado en que la mujer actúa por su propia intención consciente. Los estudios sugieren que obtenemos lo mejor de las personas cuando les pedimos algo más de lo que piensan que pueden dar. En otras palabras, les exigimos. Fijemos nuestras miras altas pero no tanto que resulten paralizantes. Creo que el mismo principio puede aplicarse a nosotros mismos.

La expectativa positiva puede ayudar a las personas a ver más allá de sus propias limitaciones.

Realmente no hay atajos hacia la autoestima positiva; no podemos engañar a la realidad. Si no vivimos de forma consciente, auténtica, responsable y con integridad, podremos tener éxito, ser populares, ricos y pertenecer a todos los clubes adecuados, pero sólo tendremos pseudo autoestima. La autoestima es siempre una experiencia íntima; es lo que pensamos y sentimos con respecto a nosotros mismos, no lo que otra persona piensa y siente con respecto a nosotros.

La autoestima es realmente la reputación que obtenemos ante nosotros mismos.

EL IMPACTO DE LA AUTOESTIMA

Debemos recordar que la autoestima no es una determinación por el éxito mundano, el aspecto físico, la popularidad o cualquier otro valor que no se halle directamente bajo el control de nuestra voluntad. Mas bien, dependen de nuestra racionalidad, honestidad e integridad, que son procesos volitivos, operaciones de la mente de las cuales somos responsables.

El siguiente ejercicio de completar oraciones lo ayudará a ubicar bien en qué lugar se halla, en este aspecto, en el presente. En verdad, este ejercicio y los posteriores le informarán bastante bien en qué medida absorbió el curso hasta ahora, y quizá le señalen los puntos que necesita elaborar más.

Si considero los criterios con los que me juzgo a mí mismo...

Si nadie más que yo puedo proporcionarme una buena autoestima...

Si quisiera comprender de qué depende la autoestima...

Una de las cosas que puedo hacer para elevar mi autoestima es...

Ya que la autoestima positiva es el sentimiento, la experiencia y la convicción de ser apto para la vida y sus desafíos, y ya que nuestra mente es nuestra herramienta básica de supervivencia, el pilar central de una autoestima saludable es la política de vivir conscientemente (lo cual incluye racionalidad, honestidad e integridad). Vivir conscientemente es vivir responsablemente hacia la realidad, con respeto por los hechos, el conocimiento y la verdad, con la intención de generar un nivel de percatamiento apropiado a nuestras acciones.

Si me permito entender el significado de vivir conscientemente...

Si todavía no estoy plenamente preparado para vivir conscientemente...

Si estuviera dispuesto a entender lo que hago cuando actúo...

Si estuviera dispuesto a ver lo que veo y saber lo que sé...

El auto aceptación es un rechazo a negar o desestimar cualquier aspecto del símismo: nuestros pensamientos, emociones, recuerdos, atributos físicos, subpersonalidades o acciones. El auto aceptación es la negativa a mantener una relación de rivalidad con nuestra propia experiencia. Es la base de todo crecimiento y de todo cambio. Es, en su sentido último, el coraje de ser para nosotros mismos. El nivel de nuestra autoestima no puede ser más alto que el nivel de nuestro auto aceptación.

A medida que aprendo a aceptarme...

Una de las cosas que necesito aprender a aceptar es...

A medida que dejo de combatirme...

A medida que aspiro mis sentimientos en lugar de resistirme a incorporarlos...

A medida que aprendo a admitir mis acciones como propias...

Comienzo a percatarme de...

Para proteger nuestra autoestima, es menester que sepamos evaluar nuestra conducta de la manera apropiada. Esto incluye, primero, tener la certeza de que los parámetros con los cuales juzgamos son verdaderamente nuestros, no meramente los valores de los demás, con los cuales nos sentimos obligados a aparentar que estamos de acuerdo. Segundo, necesitamos efectuar nuestras evaluaciones con una actitud no sólo de honestidad sino de compasión –una voluntad de considerar el contexto y las circunstancias de nuestras acciones, así como las opciones o alternativas que percibimos como accesibles-. En aquellos asuntos en los que nos sintamos verdadera y justificadamente culpables, es preciso que tomemos las medidas específicas para resolver la culpa en lugar de limitarnos a sufrir pasivamente.

Si vivir con culpa es una claudicación...

Si estuviera dispuesto a perdonarme...

A medida que trato de comprender por qué actúo como actúo...

A medida que aprendo a vivir según mis propios parámetros...

Debemos aprender a no disculparnos nunca por nuestras virtudes, ni reprocharnos por ellas, ni tratar de desestimarlas. Debemos tener el coraje de reconocer nuestros puntos fuertes y nuestros aciertos. De otro modo, inevitablemente traicionamos a nuestra autoestima.

Si me niego a disculparme por mis virtudes...

Si soy honesto con respecto a mis aciertos...

Si disfruto de mí mismo...

Si admito que me gusto a mí mismo...

Es necesario que reconozcamos a nuestros sub-símismos o sub-personalidades, que nos hagamos amigos de ellos, dialoguemos con ellos y, en definitiva, que los admitamos, para poder sentirnos enteros, no divididos, sino integrados.

A medida que aprendo a admitir a mi símismo niño...

A medida que aprendo a admitir a mi símismo adolescente...

Si desestimo a la persona que fui alguna vez...

Si me hago amigo de todas las partes de mí mismo...

Estoy comenzando a ver que...

Necesitamos vivir activa y no pasivamente, asumir la responsabilidad de nuestras elecciones, sentimientos, acciones y bienestar –asumir la responsabilidad del cumplimiento de nuestros deseos- para así hacernos responsables de nuestra propia existencia. Como la independencia, la productividad es una virtud básica de la autoestima, y el trabajo es una de las formas prácticas de manifestar la auto responsabilidad.

Si me hago plenamente responsable de mis acciones...

Si me hago plenamente responsable de las cosas que digo...

Si insisto en culpar a los demás...

Si insisto en verme como una víctima...

Si acepto que sólo yo puedo lograr mi felicidad...

La auto confianza y el auto respeto se sostienen viviendo auténticamente. En esto consiste el coraje de ser quienes somos, preservando la coherencia entre nuestro símismo interior y el símismo que presentamos al mundo. En sentido literal, significa vivir auto afirmativamente; que manifestemos al mundo aquello que pensamos, valoramos y sentimos. No nos entregamos al submundo de lo inexpresado y de lo no vivido.

A medida que aprendo a ser más sincero acerca de lo que pienso y siento...

A medida que aprendo a ser sincero acerca de mis deseos...

Cuando pienso en algunas de las mentiras según las cuales he vivido...

Cuando esté preparado para abandonar esas mentiras...

Si necesito tiempo para aprender a vivir con integridad...

Si estuviera dispuesto a darme el tiempo que necesito para aprender...

Si estuviera dispuesto a comunicar a la gente lo que siento por dentro...

Si estuviera dispuesto a mostrar a la gente quién soy...

A medida que aprendo a ser sencillamente yo mismo...

Al apoyar la autoestima de los otros, apoyamos la nuestra. Así, el vivir con benevolencia sirve a la autoestima.

Si trato a los demás con respeto y benevolencia...

Si ofrezco a los otros la buena voluntad que pretendo de ellos...

Si me permito comprender lo que he estado leyendo...

Si acepto que quizás aún no esté preparado para absorber todos estos conocimientos...

Si me doy permiso para crecer a mi propio ritmo...

Si éste es el comienzo de una gran aventura...

Necesitamos comprender que, como ideal ético, psicológico, la autoestima implica y presupone el supremo valor de una vida individual. Descansa sobre una visión moral que ve en cada persona un fin en sí misma y –en oposición a la doctrina de la autorrenuncia y el auto sacrificio- defiendo como principio rector el interés racional por uno mismo.

Si no vivo para servir a los otros...

Si los otros no viven para servirme...

Si mi vida me pertenece a mí...

Si realmente tengo derecho a existir...

Si el auto sacrificio no me brindara la autoestima...

Si hace falta coraje para ser honorablemente egoísta...

Comienzo a percatarme de...

¿Cómo podemos elevar nuestra autoestima? Practicando estas conductas. Viviendo conscientemente, aceptándonos a nosotros mismos, con responsabilidad, autenticidad, benevolencia e integridad.

Además, a medida que usted crezca en autoestima:

-Su rostro, sus gestos y su manera de hablar y de moverse tenderán naturalmente a proyectar el placer que le causa estar vivo.

-En algún momento notará que es más capaz de hablar de sus logros o de sus imperfecciones de manera directa y honesta, puesto que mantendrá una buena relación con los hechos.

-Quizás descubra que se siente más cómodo al dar y recibir elogios, expresiones de afecto, aprecio, etc.

-Tenderá a estar abierto a la crítica y a sentirse bien al reconocer equivocaciones, pues su autoestima no está atada a una imagen de "perfección".

-Sus palabras y movimientos tenderán a ser desenvueltos y espontáneos, ya que usted no está en guerra con usted mismo.

-Habrá cada vez más armonía entre lo que usted diga y haga, y su aspecto, su modo de hablar y de moverse.

-Descubrirá que tiene una actitud cada vez más abierta y curiosa hacia las ideas y experiencias nuevas, las nuevas posibilidades que le ofrece la vida, puesto que para usted ésta se ha convertido en una aventura.

-Los sentimientos de angustia o inseguridad, si se presentan, tendrán menos posibilidades de intimidarlo o abrumarlo, ya que manejarlos y elevarse por encima de ellos le parecerá más fácil.

-Es muy probable que descubra que disfruta de los aspectos risueños de la vida, en usted y en los otros.

-Será más flexible al responder a situaciones y desafíos, movido por un espíritu de inventiva e incluso una capacidad lúdica, ya que confía en su mente y no ve la vida como una fatalidad o una derrota.

-Se sentirá más cómodo con una conducta enérgica (aunque no beligerante); será más rápido para defenderse y hablar por usted mismo.

-Tenderá a preservar la armonía y la dignidad en situaciones de estrés, ya que cada vez le resultará más natural sentirse centrado.

¿Sufrirá cambios en su vinculación con la gente, el trabajo y las actividades recreativas? Será casi inevitable. ¿Conocerá momentos de conflicto, crisis, decisiones difíciles? Desde luego; son intrínsecos a la vida. ¿Se sentirá dueño de mayores recursos para responder a esos desafíos? Rotundamente sí.

Incluso en el nivel físico, pueden producirse cambios notables a medida que desarrolla su auto confianza y su auto respeto:

-Sus ojos se volverán más alertas, brillantes y vivaces.

-En algún momento su rostro se tornará más relajado y (salvo en caso de enfermedad) tenderá a mostrar un color natural, más en línea con su cuerpo.

-Su mandíbula tenderá a estar más relajada.

-Sus manos tenderán a estar más relajadas, elegantes y tranquilas.

-Sus brazos tenderán a pender de una forma natural y relajada.

-Su postura tenderá a ser relajada, erecta, bien equilibrada.

-Su modo de caminar será resuelto (sin ser agresivo ni arrogante).

-Su voz tenderá a adquirir modulaciones adecuadas a las diversas situaciones, y su pronunciación será clara.

Lo más probable es que exhiba estos rasgos cada vez en mayor medida, como se ha observado en hombres y mujeres que gozan de una alta autoestima, en los cuales se nota la presencia de estas características físicas, así como de las psicológicas mencionadas antes.

Hay que recapacitar en lo siguiente:


Tus pensamientos afectan tu estado de ánimo y hasta la forma en que reacciona tu cuerpo.

Tus creencias, reales o imaginarias afectan tus pensamientos..

Cualquier cosa que imaginas es real para ti y reaccionas como si fuera tal.
No importa cual sea la realidad, tú actúas conforme a lo que pasa, sino a lo que tú crees que pasa.

El aumento de la autoestima torna las cosas diferentes. Cuando usted tenga claro en qué consiste esa diferencia, sabrá que obtenerla vale la pena.

Y al comprometerse a realizar el viaje, descubrirá que el viaje ha comenzado.

CONCLUSIÓN

La autoestima es una evaluación de mi mente, mi conciencia y, en un sentido profundo, de mi persona. No se trata de una evaluación de determinados éxitos o fracasos, tampoco de determinados conocimientos o habilidades. Es decir, puedo estar muy seguro de mí mismo en el nivel fundamental, y sin embargo sentirme inseguro de mis capacidades en situaciones sociales específicas. De la misma manera, puedo desenvolverme bien en el trato social y, aun así, ser inseguro y dubitativo en mi interior. La autoestima es contagiosa. Trata siempre de tener una persona de apoyo, alguien en quien confiar, con quien compartir tus logros.

Más aún, puedo ser amado por todo el mundo y no amarme a mí mismo. Puedo ser mundialmente admirado y, sin embargo, no admirarme. Puedo considerarme brillante, pero yo pensar que soy intelectualmente nulo. La autoestima es amor. Cuando aprendemos a querernos a nosotros mismos, estamos listos para querer a los demás y a los que nos rodean.

Puedo ser una persona de grandes éxitos y aun así sentirme un fracaso, por no haber cumplido mis propias expectativas. La autoestima es auto descubrimiento. Cuando tenemos autoestima descubrimos nuestro interior, esto nos da la base para conocer quiénes somos y cuáles son nuestras capacidades; nuestro verdadero "yo" sale a flote.

Sentirse competente para vivir significa tener confianza en el funcionamiento de la propia mente. Sentirse merecedor de la vida quiere decir tener una actitud afirmativa hacia el propio derecho de vivir y ser feliz. La autoestima es cósmica. Sí, es cósmica porque todo el potencial del universo está dentro de nosotros mismos. Todo ser humano lleva dentro un universo, sólo es cuestión que busquemos en nosotros esa grandeza.

El primer paso que tiene que dar cualquier persona que pretenda superarse o desarrollar al máximo su potencial o mejorar cualquier aspecto de su vida, es el aceptarse tal y como es; Darse cuenta que lo que es en este momento es el resultado de su historia, de una serie de circunstancias que rodearon su infancia y de las decisiones que ha tomado hasta ahora.

Ya es tiempo de ser tu amigo y no tu enemigo, deja atrás las exigencias, las comparaciones, la frustración, la tristeza, el rencor y todo lo que detiene tu desarrollo. Es tiempo de quererte mucho y de reconocer que tú tienes el poder de estar más feliz, más satisfecho, más en paz.

Llegó el momento de reconocer que nadie lo hará por ti, nadie te dará lo que quieres o lo que necesitas, todo depende de ti y de cuánto te quieras.

Haz todo lo que puedas para que tu cambio transformacional sea una alegría y un placer. ¡Diviértete!


BIBLIOGRAFÁ

AVILA, C. Y Virgilio Muñoz (1999). Formación Cívica y ética 2. México: Trillas.

ÁNGEL REAL, Francisco (1999). Autoestima:La llave del éxito. Programación mental positiva. México.

ARREOLA y et. Al (2000). Manual de desarrollo humano. Instituto Politécnico Nacional.

BRANDEN, N. (1997). Cómo mejorar su autoestima. México: Paidós.

BRANDEN, N. (1990). El respeto hacia uno mismo. México: Paidós.

BRANDEN, N. (1993). El poder de la autoestima. México: Paidós.

BRANDEN, N. (1999). La autoestima de la mujer. México:Paidós.

BUCAY, JORGE (2002). De la autoestima al egoísmo. México: Océano.

COVEY, F. (1997). Los siete hábitos de la gente altamente efectiva. México: Paidós

DIF-ASUME. Desarrollo integral del adolescente, superación personal. 7ª ed.

FROMM, E. (1981). El arte de amar. México: Paidós Studio.

HAY, L. (1991). Tú puedes sanar tu vida. México: Diana.

PALLADINO, C. (1998). Cómo desarrollar la autoestima. México: Iberoamérica.

PICK, S., Martha Givaudan y Ángela Martínez (1995). Aprendiendo a ser papá y mamá. México: Ariel escolar.

PICK, S y Martha Givaudan (1995). Yo papá, yo mamá. México: Ariel Escolar.

PICK, Susan y et al. (1995). Planeando tu vida. 7ª. Edición. México: Ariel Escolar.

PICK, S., y et al (1999). Formación cívica y ética, segundo grado. México:Limusa

RIVEIRO, L. (1997). Aumente su autoestima. Barcelona: Urano, S. A.

RODRÍGUEZ, M. (1988). Comunicación y superación personal. México: Manual Moderno.

SERIE: Capacitación integral. México: El Manual Moderno, S. A. De C.V.

STEMBERG, l. (1999). Contraanálisis. 11a. Edición. Plaza & Janés Editores: México

LIC. MARTHA N. CARAVEO PACHECO

MNKRAVO[arroba]aol.com

Campeche, Cam.,

SECUD

SUBSECRETARIA DE COORDINACIÓN EDUCATIVA

DIRECCIÓN DE FORMACIÓN Y ACTUALIZACIÓN DOCENTE

DEPARTAMENTO DE ACTUALIZACION DOCENTE

CENTRO DE ACTUALIZACION DEL MAGISTERIO

CURSO-TALLER
03-20-2009 10:28 PM
Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
Enviar Respuesta 


Mensajes En Este Tema
Re: Autoestima: mi reencuentro - admin_mybb_import7 - 03-20-2009 10:28 PM

Posibles Temas Similares...
Tema: Autor Respuestas: Vistas: Último Mensaje
  Autoestima crow 2 4,612 03-20-2009 10:26 PM
Último Mensaje: crow
  Síntomas de la Autoestima Alta / Baja crow 0 19,142 03-20-2009 10:19 PM
Último Mensaje: crow
  AUTOESTIMA crow 0 3,070 03-20-2009 10:18 PM
Último Mensaje: crow

Salto de Foro: