Enviar Respuesta 
 
Calificación:
  • 0 Votos - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¿QUE ES LA ADICCION A LAS DROGAS?
Autor Mensaje
crow Sin Conexión
Administrator
*******

Mensajes: 1,112
Registro en: Oct 2007
Mensaje: #2
Re: ¿QUE ES LA ADICCION A LAS DROGAS?
2. La Vida Familiar
El hogar donde reside la persona Adicta se va a desorganizar de tal manera que ya no va a cumplir con los sueños de quienes lo formaron ni con las expectativas de aquellos o aquellas a quienes les tocó nacer ahí. La confusión va a hacer presa de todos los miembros de la Familia y les va a provocar daños a veces irreparables por la profundidad de los sentimientos que se vieron lesionados. Los familiares de todos los adictos intentan , de todas las maneras conocidas, cambiar las actitudes destructivas del usuario de las drogas, ya que les duele mucho lo que sucede y les provoca vergüenza que otras personas se enteren del problema. Por lo tanto, más temprano que tarde, van a caer en el juego de negar el problema o restarle importancia, ya que desconocen la manera más efectiva de enfrentar la realidad que están viviendo y todos sus esfuerzos se basan exclusivamente en lo que la sociedad piensa que debe hacerse en esos casos, ignorando que hay otras vías para hacer frente  al problema y para solucionarlo de la mejor manera.
Como toda Adicción al Alcohol o las Drogas es sinónimo de Destrucción, muchas familias llegan a perecer, a desintegrarse debido a que no entendieron qué era lo que les estaba pasando, además de que se resistieron a solicitar ayuda porque el mismo hecho de hacerlo implicaba aceptar que había un problema delicado dentro del hogar y que estaba afectando a todos. O sea que la Familia cae en el juego de la negación, tal y como lo hace el adicto y este juego peligroso no beneficia a nadie, aunque pareciera que el adicto sale ganando porque puede seguir consumiendo drogas libremente y sin pagar las consecuencias de sus actos destructivos  ya que la familia, erróneamente,  absorbe todas estas secuelas.
La paz y la tranquilidad que requiere todo hogar para ofrecer a sus integrantes el  ambiente adecuado en el que van a desarrollar sus potencialidades personales, se vuelve un medio amenazante y angustiante en exceso. Los hábitos saludables que facilitan que cualquier persona funcione normalmente en la vida, como lo son la buena alimentación y una cantidad adecuada de horas destinadas al descanso nocturno, se verán seriamente alterados. Todos los miembros de la familia, incluyendo al adicto, presentarán problemas graves en estos hábitos, es decir que o tendrán dificultades con los alimentos (comer mucho o casi nada) y con su sueño ( insomnio crónico) o con ambas actividades. Y la explicación de esto es sencilla : la angustia que produce el vivir con alguien así, tan difícil, puede quitar las ganas de comer o, por lo contrario, despertar un apetito insaciable. Esta misma angustia puede quitar el sueño, además de que como casi todo adicto prefiere la vida “nocturna”, la familia toda, o algunos de sus miembros, se dedicarán a vigilar la hora en la que el adicto llega a su casa a dormir, alterando así las horas destinadas a su descanso.
También hay que señalar que siempre o casi siempre la Adicción genera que en un Hogar se presente la violencia verbal (gritos, amenazas, groserías) debido a que los familiares se desesperan porque el adicto no les hace caso, también la violencia física (golpes, empujones, romper objetos), pérdida de objetos valiosos o ropa, que el adicto sustrae de la casa para venderlos y conseguir más alcohol o drogas, separaciones de pareja, divorcio, infidelidades, problemas serios en la comunicación, maltrato a los hijos, abusos de todos tipos, etc., y la lista puede ser interminable ya que el amor de la familia obliga a no abandonar al adicto hasta el momento en que se solucione su problema.
Es importante señalar que un Adicto manipula a la Familia  infundiéndoles miedo o terror, de tal manera que los que se le acercan saben que NO se puede hablar, ni siquiera sugerir el tema del abuso del Alcohol o de las Drogas ya que el Adicto se va a enojar, va a amenazar con intentar suicidarse o irse de la casa, quitarles el dinero, etc., lo que pone a temblar a más de un familiar, por lo que mejor optan por el silencio absoluto.

3. La vida Social
Una persona adicta muy intoxicada se convierte en una amenaza pública. Las personas que se encuentran cerca corren algunos riesgos graves, entre ellos el de perder la vida, sus propiedades o al menos el de sufrir algunas lesiones físicas o psicológicas importantes.
El Adicto, hombre o mujer, causa daños a sus vecinos cuando escandaliza en el barrio o en la vía pública, al enfrentase a golpes con otra persona, cuando maneja un automóvil y provoca accidentes, al cometer errores en sus tareas asignadas, mismos que le cuestan mucho dinero a la Empresa, o cuando llega  tarde o no asiste a su lugar de trabajo por encontrarse intoxicado o bajo los efectos de la “cruda” ; también puede cometer infracciones leves a las leyes o delitos graves que requieren encarcelamiento.
El adicto que consume drogas es la razón de existir del complejo fenómeno del narcotráfico, problema  inmenso que está consumiendo a nuestras sociedades, en otras épocas sólidas y predecibles.
Nunca serán suficientes los esfuerzos emprendidos por las autoridades o las organizaciones civiles mientras no se atienda también al consumidor :
1. al que aún no las consume (prevención primaria),
2. al que ya se  está iniciando (prevención secundaria) o,
3. al que por desgracia ya se encuentra atrapado en sus mortales redes (prevención terciaria o tratamiento).
4. La Vida Espiritual
Esta es la parte más sensible y la más afectada en la persona que abusa de las bebidas alcohólicas y de las drogas. Desgraciadamente, esta porción de la vida de la persona, la Espiritual, es a la que menos atención se le presta a la hora de hacer una evaluación de los daños ocasionados. Por  costumbre, tanto el usuario como sus más allegados, inmediatamente se preocupan por los efectos físicos o los emocionales. Es indudable que tanto el organismo como la mente de la persona se ven seriamente dañados, pero la parte Espiritual es la primera en sufrir el fuerte impacto del abuso de las bebidas Alcohólicas o de las Drogas.
Pero, ¿cuál es esa parte Espiritual ?
Bueno, pues hay que hacer una descripción breve ya que este documento no lleva la intención de construir un análisis detallado de esta importantísima porción de la vida de una persona. Y simplificando mucho las cosas, podemos decir que la vida Espiritual incluye no solamente las creencias de tipo religioso, sino todo aquello que sirve a una persona para frenar su impulsividad y que además le da  valor y sentido a su vida . Así tenemos como ejemplo de esto los frenos morales y éticos, el sistema de creencias personales y el grupo de valores que la persona ha adquirido  tanto mediante la educación familiar como por el aprendizaje en la sociedad y cultura a la que pertenece. El ejercicio de estos valores implica que la persona sea responsable de sus actos y decisiones.
Es precisamente todo esto lo que primeramente se debilita cuando la persona entra en relación con cualquier tipo de droga y sucede mediante un sólo y exclusivo contacto, por lo que si se llegan a presentar más intoxicaciones, el deterioro de esta parte será cada vez mayor.
Esto puede explicar el porqué el adicto, hombre o mujer, comete tantos actos de mal juicio y llega a presentarse ante los demás como una persona amoral, irresponsable y cínica. Lo que realmente sucede es que sus frenos interiores se debilitan cada vez más y a medida que pasa el tiempo va perdiendo su valor como persona, llegando a sentir, muchas veces, que su vida no tiene sentido alguno. Para poder recuperase de la adicción, cualquier persona va a tener no solamente que atender su organismo dañado y arreglar su mente confusa, sino y sobre todo  hacerse cargo de su parte Espiritual, misma sin la cual no puede existir rehabilitación alguna.


¿Cuánto tiempo se necesita para convertirse en Alcohólico (a) o en Drogadicto (a) ?
La respuesta no es simple. Cada persona es única porque su organismo y su manera de pensar y actuar es diferente al de todas las demás. Por lo tanto, la respuesta frente al consumo de bebidas alcohólicas o de otras drogas es variable y depende de algunos factores, por ejemplo de la edad que se tenga, del sexo, de la calidad en la alimentación, del estado emocional, etc,.
Aunque. . . hay casos de personas que tardan muchos años, diez, veinte o treinta en dar problemas a los demás como lo son algunos alcohólicos, mientras que otros necesitan de muy poco tiempo, a veces solamente algunas semanas o meses para transformarse en un problema serio para sus Familias, para la Sociedad y, sobre todo, para sí mismos.
Muchos consumidores de Cocaína e Inhalantes solo han necesitado de algunos días para convertirse en drogadictos, mientras otros comentan que desde el primer contacto sintieron que su vida se les escapaba de las manos y que ya no volverían a ser los mismos de antes.
A menor edad de la persona que consume, más breve es el camino que va a recorrer para destruir su vida y la de los suyos. También se afirma que hay diferencias entre un hombre y una mujer, y la diferencia radica en que la mujer tarda más tiempo para recibir ayuda por la vergüenza que le produce a la familia el aceptar que un miembro femenino tenga este problema.


QUE ES LO QUE PUEDE HACERSE PARA . . .

1. AYUDAR A QUIEN PADECE EL PROBLEMA.
Si un miembro de la familia, la pareja o un buen amigo desea auxiliar a algún adicto, puede seguir una serie de sugerencias que le permitan realmente ayudar evitando un desgaste inútil. A continuación se exponen algunas de ellas.
Primera : no intente convencer a un adicto de que abandone el alcohol o las drogas. Mucho menos cuando está intoxicado (a).
Esta sugerencia no pretende confundir más a la familia, de ninguna manera. Su propósito es que  se comprenda que las ganas de seguir consumiendo por parte de un adicto, van a ser más fuertes ( siempre o casi siempre) que los regaños, súplicas o lágrimas de alguno de sus seres queridos que infructuosamente intenta convencerle de que abandone este mal camino. Por norma general, el adicto llega a vislumbrar que sus intoxicaciones dañan a algunos de sus seres queridos y a medida que más le solicitan que no consuma, se va a rebelar y a continuar consumiendo para demostrarles que él (ella) sabe lo que hace y que va a dejar de consumir cuando quiera y no cuando se lo digan.
Sí se puede negarle la entrada a la casa cuando está intoxicado (a) y prohibirle que tenga las drogas  o que las consuma dentro del hogar.
Segunda : no le diga mentiras.
Es mejor enfrentar los hechos con honestidad. Sí háblele de que usted está enterado(a) del consumo de las drogas y el alcohol, de las consecuencias  negativas y de que existen algunas soluciones, mismas de las que usted ya está informado(a).
Tercera : no le califique de vicioso (a) o de persona débil, sin fuerza de voluntad.
Sí háblele de que tiene una enfermedad que puede ser atendida a tiempo. A la mayoría de los adictos les causan culpa y vergüenza los actos de mal juicio que cometen intoxicados y si se les insiste en que lo que padecen es una enfermedad, se sentirán menos incómodos y probablemente soliciten ayuda.
Cuarta : no le sobreproteja.
Permítale que enfrente  y arregle las consecuencias negativas de sus actos. Si usted le soluciona todo los embrollos en los que acostumbra involucrarse, nunca solicitará  la ayuda que requiere.
Quinta : no le amenace con algo que no va a cumplirle o que solamente le cumplirá de modo momentáneo.
Si va a castigarle, piense bien antes de hablar sobre la sanción para que esta dé resultados. Muchos adictos siguen consumiendo y creando problemas dentro de la casa ya que saben que sus seres queridos no les van a cumplir sus amenazas o que solamente lo harán por un corto período de tiempo.
Sí póngale límites a su capacidad destructiva y haga que respete el hogar, sus bienes materiales, sus reglas y tradiciones.
Sexta : procure no discutir ningún tema importante cuando se encuentre intoxicado (a). Los sentimientos de culpa que traen los impulsan a tratar de arreglar o manipular todo a su favor y así evitar las consecuencias de sus actos de mal juicio.
Sí procure hablarle cuando observe que ya pasaron los efectos del alcohol o las drogas y preferentemente  menciónele lo que sucedió durante la intoxicación, señalándole que necesita ayuda y animándole a que la reciba cuanto antes.
2. AYUDAR A LA FAMILIA.
Si usted es la persona más preocupada por el problema de su familiar adicto (a), lo mejor sería que dejara solamente de preocuparse y pasara a ocuparse, es decir, a hacer algo de inmediato para recibir ayuda usted mismo(a).
La mayoría de los familiares de los alcohólicos y los adictos niegan que les haya afectado y afecte el problema de la adicción de un miembro de la familia. Este tipo de pensamientos provocan  una gran confusión no solamente en el adicto sino en toda la familia. Vista como una unidad, los efectos directos del abuso de alcohol y drogas sobre la familia son el de la desintegración y el de la disfuncionalidad, esto es, por un lado la inevitable tendencia a desaparecer como grupo unido y por el otro la incapacidad creciente para cumplir sus objetivos humanos básicos, como lo son el cuidado y la protección de sus integrantes así como el  de ser un espacio para el ejercicio sano de la vida afectiva y de relación.
La adicción al alcohol y las drogas debe ser visto como un problema que afecta no sólo al que se intoxica con esas sustancias sino como un conflicto de todo el grupo familiar al que pertenece el adicto. La rehabilitación de este último debe estar en estrecha relación con la de todos los miembros de la familia, y por todo lo anterior, he aquí algunas sugerencias.
Primera : infórmese todo lo que sea posible sobre la naturaleza exacta de esta enfermedad. Mientras más información obtenga, más armas tendrá para enfrentar y resolver el problema.
Segunda : procure hablar de este asunto con los demás miembros de la familia. El silencio es uno de los peores enemigos que la familia tiene que vencer para poder sobrevivir a las grandes crisis que provoca un adicto en el seno del hogar.
Tercera : procure tener a la mano una guía con teléfonos y direcciones de los centros especializados  que existen en su comunidad donde puedan recibir ayuda tanto el adicto como los demás miembros de la familia (hospitales, clínicas, centros de Rehabilitación).
Cuarta : también anote las direcciones de los grupos de Auto-ayuda como los de Alcohólicos Anónimos y Narcóticos Anónimos, que son los que pueden auxiliar al adicto, así como los que  brindan ayuda a los familiares, tales como Al-Anon y Familias Anónimas.
Estos grupos no cobran por los servicios que prestan a los que asisten a sus juntas.
Quinta : manténgase en contacto con alguna persona externa a la familia que pueda observar los hechos y opinar con objetividad (Psicólogos, Médicos, Sacerdotes, Ministros del Culto). Las opiniones de personas expertas en dar consejos resultan muy útiles cuando las crisis arrecian.
Sexta : considere muy en serio la posibilidad de que usted, como familiar o pareja, sea la persona que va a iniciar el cambio que tanto se necesita y que si usted no se arriesga, nadie lo va a hacer, por lo que las cosas van a seguir igual en la familia. Algunos adictos llegan  a corregir sus estilos de conducta tan destructivos si alguien de su misma familia  les da el ejemplo de cómo hacerlo. 
Séptima : no se quede con dudas. Pregunte a los expertos.
  3. PREVENIR EL PROBLEMA.
A pesar de lo complicado que pudiera parecer, existen maneras de prevenir este grave problema que está afectando a muchas familias y a comunidades enteras. Hay ciertas cosas que usted puede hacer al respecto. . .
Primera : infórmese ampliamente sobre las drogas, sus efectos y sobre las de mayor consumo en su comunidad.
Segunda : hable con su familia y amistades sobre este tema cuantas veces sea necesario. Negar la existencia de esta realidad o minimizar sus consecuencias, no ayuda a nadie.
Tercera : si usted está consumiendo alguna de las drogas mencionadas, absténgase de hacerlo y solicite ayuda. En el caso de algunas drogas prescritas por su médico (tranquilizantes), pregunte sus efectos, sus riesgos y durante cuánto tiempo las va a consumir.
Cuarta : involúcrese en los grupos  y actividades  preventivas que haya en su comunidad, y si estos no existen, proponga su creación en las escuelas, iglesias y hospitales o en las juntas de vecinos.
Quinta: como las actividades de prevención también deben ofrecer alternativas saludables al consumo de drogas y alcohol, comprométase en las luchas comunitarias por la creación y preservación de zonas  verdes destinadas a la recreación de las familias, así como a la formación de grupos que fomentan las actividades ecológicas y las de servicio a los demás.
Sexta : fortalezca su vida Espiritual y la de los suyos, de los modos y maneras que usted conozca y prefiera.
Séptima : Empiece las actividades preventivas con los de su propia casa.
03-17-2009 03:46 PM
Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
Enviar Respuesta 


Mensajes En Este Tema
Re: ¿QUE ES LA ADICCION A LAS DROGAS? - admin_mybb_import7 - 03-17-2009 03:46 PM

Posibles Temas Similares...
Tema: Autor Respuestas: Vistas: Último Mensaje
  Psicodinamia de las drogas crow 0 5,493 03-17-2009 03:43 PM
Último Mensaje: crow
  ¿ES LA ADICCIÓN A LAS DROGAS UNA ENFERMEDAD CEREBRAL? crow 0 3,636 03-17-2009 03:26 PM
Último Mensaje: crow
  Las drogas: Un daño irreversible crow 2 6,382 03-17-2009 03:25 PM
Último Mensaje: crow

Salto de Foro: